Tips de alimentación para la vuelta al cole

A nada de empezar un nuevo curso, terminando casi las vacaciones para algunos, merece la pena comenzar con buenos propósitos este nuevo curso, y ¿qué mejor propósito que emplearse a fondo en la alimentación de nuestros preescolares y escolares?

Las cifras de sobrepeso y obesidad entre los escolares van en aumento y ya son muchos los estudios que relacionan los problemas nutricionales con otros de crecimiento, salud menta y emocional. Cada vez más, nos encontramos con trastornos en la conducta alimentaria, de sueño, asma, riesgo de fracturas, pie plano, diabetes, pubertad precoz, síndrome de ovario poliquístico…la verdad, es que son muchos y debemos de marcarnos un objetivo, porque aunque la obesidad y el sobrepeso no sea el problema que tengamos en casa, seguro que tenemos mil formas de mejorar nuestra alimentación.

EL RELEJO DE LOS PADRES

Nos  sorprenderíamos en ver cómo influimos los padres en las ingestas de nuestros hijos, por lo que somos los primeros que debemos de cambiar hábitos para enseñarles a ellos a adquirir formas adecuadas de ingerir alimentos.

Todos sabemos que el desayuno es la primera comida importante que hacemos al día, y muchas veces, ya sea por costumbre, por falta de tiempo, son desayunos deficientes nutricionalmente: abusamos de bollería, de cereales azucarados, de zumos, o batidos azucarados..

A media mañana y en la merienda tiramos de bollería industrial, de zumos azucarados..

Es habitual en las cenas utilizar con frecuencia platos pre cocinados poco saludables y con exceso de grasas ( salchichas, sanjacobos, nugets, embutido..),  Es decir, utilizamos con demasiad a frecuencia alimentos ricos calóricamente, pero pobres en contenidos nutricionales, como verduras, legumbres, pasta y arroz integral, frutas , y además la mayor parte de los niños no ingiere la cantidad de vitamina D recomendada.

¿Y qué os proponemos? Pues vamos a marcarnos unos propósitos, sencillos, fáciles que debemos de convertir en nuestra rutina , porque es la mejor manera de que también se convierta en rutina de nuestros hijos:

  1. Dejad preparado el desayuno la noche anterior, todo excepto lo refrigerado.
  2. Fruta, lácteo, cereales integrales o pan integral.
  3. No hagáis comidas frente al televisor.
  4. Procurar hacer al menos desayuno y alguna comida en familia, nunca los niños solos.
  5. Pedid, si vuestros hijos comen en comedor escolar, el menú semanal para poder completar con la cena más equilibrada posible
  6. Aumentar el consumo de pescado, verduras y hortalizas.
  7. La meriendas de media mañana o media tarde, fruta, lácteo, bocadillo con pan integral..
  8. Tratar de fomentar el deporte , ya que estamos desplazando la práctica del deporte hacia el ocio digital.
  9. No negociéis el terminar un plato con postre” rico y tentador .
  10. Es importante que ellos conozcan los grupos de alimentos y la función de ellos en el organismo ( energéticos, plásticos o reguladores ). La pirámide de la alimentación debería de pegarse en tu nevera .

 

Y con esto, os deseamos ¡que tengáis un buen curso !