Todo lo que necesitas saber sobre los test de antígenos

Sin duda si hay alguna palabra que todos hemos pronunciado estas navidades son estas. Test de antígenos. Pero realmente, ¿los sabemos utilizar? ¿Cuándo y cómo?

¿Para que nos sirven? ¿Nos dan falsa seguridad? ¿Son fiables ? ¿Hay fraude también con ellos? Un sinfín de dudas que queremos resolveros en este post.
Lo primero que tenemos que saber, es que existen varios test de diagnóstico para infecciones activas (es decir las que padezco en el momento de realizarmelos) para la covid 19.

Unos son los  test de antígenos y otros las pcr. Entre los primeros, encontramos los de uso profesional y los de auto diagnóstico, que a todos nos suenan porque son los que podemos adquirir sólo y exclusivamente a día de hoy en farmacia para realizarlos en casa. 

Como decimos, un test de auto diagnóstico de antígenos nos va a indicar en caso positivo una alta probabilidad de que existe infección en ese momento con independencia de que existan síntomas o no.

El momento idóneo para su realización,  son los 7 primeros días tras una infección.

Se ha visto que la carga viral es más alta al cabo del 5 día tras la infección del virus, pero si pasan muchos más días, la carga viral empieza a decrecer y puede que no se detecte. Entonces, ¿los test que nos hemos hecho antes de juntarnos con nuestras familias nos han servido?

Pues nos han servido para descartar una infección anterior, pero no si esa misma mañana tuve un contacto con un positivo, eso no lo detecté antes de irme a cenar, o a comer. 

CUÁNDO HACER UN TEST DE ANTÍGENOS

El test de antígenos, igual que la otras pruebas necesitan un periodo para poderse detectar en muestras en este caso nasales o saliva que son los test que con más frecuencia nos vamos a encontrar y son los de mayor demanda.

Así que, ¿cuándo hacernos un test? Pues cuando tengamos algún síntoma gripal o no tengamos síntomas pero tengamos la certeza de haber estado con un positivo al menos 15 minutos en un día sin mascarilla.

Un test de antígenos se realiza para detectar positivos e intentar frenar su transmisión. Así que de cara a posibles reuniones, deberíamos de hacerlo lo más próximo a la reunión que vayas a acudir y que tengas algún riesgo de contagio.

Recuerda que un resultado negativo no exime de un contagio ni de que transmitas la enfermedad, puesto que un resultado negativo nos estará indicando que en ese momento, o bien nuestra carga viral es baja (pero suficiente para contagiar), o no he tomado de manera correcta la muestra, o soy negativo porque no me he contagiado.  

Un test positivo nos indicará una alta probabilidad de infección activa, y aunque raros, existen los falsos positivos. Lo que sí está claro, es que no es ningún indicador para relajar las medidas: mascarilla, lavado de manos y distancia que  son intocables.

Ahora que ya sabemos esto, elegir siempre un test nasal o con muestra de saliva va a depender de la sensibilidad y especificidad que nos indique el fabricante. La Unión Europea recomienda utilizar test con un mínimo de especificidades del 97% y sensibilidad del 90%.

Siempre debes de seguir las instrucciones del fabricante y respetar el uso de ese test para el tipo de muestra que fue fabricado. Para saber que esa información es fiable y que nuestro test cumple con los requisitos esenciales tenemos que saber que los test de antígenos deben de llevar obligatoriamente:
 ⁃ marcado CE seguido de 4 dígitos que corresponde al organismo que lo ha evaluado.
 ⁃ Número de referencia.
 ⁃ Instrucciones en español.
 ⁃ Indicar para qué tipo de muestra están fabricados.


Con estos datos yo puedo comprobarlo fácilmente entrando en la página de la agencia española del medicamento:
Y ahí comprobaré que la información de nuestro test esté contenida en esta tabla: fabricante, referencia , organismo notificadle y muestra.
Así estarás más tranquilo. Si tienes más dudas, aquí estamos al otro lado ¡para reseolverlas!