Orejas de carnaval mucho más sanas con nuestra stevia gallega

Hoy es Martes de Carnaval y festivo en A Coruña y por eso aprovechamos, dede la Farmacia Paula Briones, para ponernos manos a la obra en la cocina y deleitaros con unas orejas de carnaval estupendas pero más saludables gracias a nuestro edulcorante favorito: !Stevia líquida de la marca gallega Alexevia que podéis encontrar aquí en nuestra web!
INGREDIENTES
  • 2 huevos pequeños
  • 50 ml de anís 
  • 500 gr de harina trigo común 00 (yo recomiendo usar un poco más para engordar la masa -un 10% aprox.)
  • Una pizca de sal (aproximadamente 5 gr.)
  • 100 gr de mantequilla o manteca de cerdo (receta original)
  • 3ml de Alexevia

  • La ralladura de 1 limón o una naranja 

  • 200 ml. de agua templada
  • Azúcar glass para espolvorear si os gusta
  • Aceite de oliva extra virgen (para freír las orejas)

PREPARACIÓN

Es una masa muy fácil de hacer. El truco está en hacerla con mimo y estirarla de forma adecuada y como más os guste. Si estiráis más, serán más finas, si lo hacéis en menor medida, más gorditas.  Lo que sí os garantizamos es que si las hacéis repetiréis, y más aún si sustituís el azúcar por la stevia que será un cambio ¡que agradeceréis!

El paso a paso es el siguiente:

  1. Primero lavamos la fruta que hayamos elegido para darle sabor a nuestras orejas, la rallamos y reservamos.
  2. En un bol grande echamos el agua templada, un pellizco de sal, la mantequilla previamente derretida, la ralladura de una naranja, la stevia de Alexevia, el anís y los huevos.
  3. Batimos  enérgicamente hasta que consigamos una pasta sin grumos.
  4. A continuación añadimos la harina de trigo poco a poco mezclando primero con varillas y luego con la mano para ir dándoles forma.
  5. Amasamos hasta que nos quede una masa grasa y manejable. La masa tiene un aspecto húmedo, no os preocupéis. Ahora llega el momento de dejarla reposar. Con una hora suele ser suficiente, pero si la dejáis en la nevera, os aconsejo que sean dos o tres horas para que quede perfecta. Es importante que recordéis que si os sobra podéis congelarla y queda exquisita para futuras ocasiones igualmente.
  6. Al pasar ese tiempo nos queda el paso de darles forma. Aquí hay muchas maneras y cada persona suele hacerlo de una forma. Personalmente, no me gustan las orejas enormes pero lo que debemos hacer es tener la encimera bien limpia para aplastar porciones de 3 centímetros y amasarlas con la ayuda de un rodillo.
  7. Llegados a este punto, es importante NO USAR HARINA si se nos pegan al estirar; es mejor usar aceite si pasa eso.
  8. Los pañuelos de oreja deben de quedar finos y así conseguiremos orejas crujientes.
  9. Calentamos una sartén con aceite de oliva suave y ahora debemos de controlar que el aceite no se nos queme. Para conseguir que las orejas sean crujientes y huecas necesitamos una temperatura constante, ¡¡porque unas orejas quemadas son orejas tiradas!!

Os animamos a que hagáis la recete y nos enviéis alguna foto... y sobre todo a que nos comentéis qué tal el cambio de usar edulcorante natural o no... ¡para nosotros es un antes y un después!