LOS 10 ERRORES MÁS FRECUENTES EN EL CUIDADO DE LA PIEL

Es importante seguir tu rutina de cuidado de la piel y utilizar siempre productos específicos para cada tipo de piel y necesidad. Cuidarla es clave para mantenerse saludable. Sin embargo, muchas veces por pereza, desconocimiento o simplemente malos hábitos, no la cuidamos como deberíamos.

Si quieres saber los errores más comunes que cometemos a la hora de mantener nuestra piel cuidada, te los contamos a continuación:

  1. No seguir el orden adecuado

Si utilizas diferentes tratamientos, debes aplicarlos en el orden correcto, ya que, de no hacerlo, no tendrás una piel sana y cuidada. Generalmente, el más ligero va primero. Si haces una doble limpieza, primero el limpiador oleoso y después el acuoso. Posteriormente iría el tónico (si usas), el contorno de ojos, el sérum, la crema hidratante, la protección solar y, por último, el maquillaje.

  1. No usar protección solar en invierno

Es importante utilizar protectores solares todo el año, no solo en verano.  Si te sueles maquillar, sabrás que muchos maquillajes ya llevan incluido protector solar, pero, ojo,  su SPF suele ser muy bajo y/o deberías aplicarte una gran cantidad (recuerda dos dedos siempre de protector solar es la cantidad óptima)  para protegerte del sol, deberías aplicarte un protector solar a  mayores; si este es tu caso te damos un pequeño truco, a día de hoy, existen protectores solares con color, que es una opción para quien no se maquilla o quiere simplemente verse con un "pelín" de color en la cara.

  1. No hidratarla

Hidratar diariamente nuestra piel es primordial, y no solo con cremas hidratantes, también es importante beber agua a menudo, y así conseguir que tu piel esté lo suficientemente hidratada.

  1. Escoger un producto que no sea adecuado para tu tipo de piel

Cada persona tenemos una piel diferente, ya sea mixta, grasa o seca. Por eso mismo, primero debemos conocer qué tipo de piel tenemos y después hacer uso de productos específicos para nuestro tipo de piel.

  1. Limpiarnos en exceso

Hacer nuestras limpiezas de forma excesiva no va a conseguir que los efectos se vean antes y mejor, de hecho, todo lo contrario. Excedernos con la limpieza o utilizar demasiado producto puede generar que nuestra piel se reseque y desequilibrar el pH de nuestra piel.

  1. Falta de constancia

No debemos olvidarnos que la piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo, y por eso, debemos mantenerla sana y cuidada. Aunque a veces nos gane la impaciencia por querer tener resultados rápidos, no podemos dejar de lado el cuidado de nuestra piel.

  1. No exfoliar

La exfoliación de la piel también es importante, y lo recomendado es hacerlo entre 1 o 2 veces a la semana, no abusar tampoco de los exfoliantes, ya que pueden hacer un efecto contraproducente e irritarnos la piel.

  1. Ducharnos con agua demasiado caliente

Muchas personas usan el momento de la ducha para hacer su limpieza, y es algo que totalmente desaconsejamos, lo ideal es hacerlo en el lavamanos y con agua templada. Al igual que tampoco es beneficioso ducharnos con agua excesivamente caliente debido a que provoca sequedad y elimina los agentes protectores naturales de la piel.

  1. Olvidarse del cuello y del escote

No debemos olvidarnos de estas partes del cuerpo, ya que en el escote pueden aparecer manchas por el sol y en el cuello arrugas y flacidez, lo ideal es cuidarlas con limpieza, hidratación y protección solar.

  1. Usar la misma crema para todas las partes del cuerpo

No se debe subestimar el uso de cremas de día y de noche. Todos tienen atributos diferentes que se pueden adaptar a diferentes momentos del día, por lo que no debes cambiarlos. Cada zona de nuestro cuerpo tiene diferentes texturas y pH, por lo que se debe aplicar productos y usarlos correctamente en cada una de las partes del cuerpo.