ENTREVISTA PILAR GARCIA TURNES : PIE DIABÉTICO

La Diabetes, también llamada epidemia silenciosa, se está convirtiendo en un problema crónico de salud, que va en aumento. Se trata de una enfermedad que afecta directa e indirectamente a distintos órganos, por lo que su prevención debe de abarcar diferentes áreas dentro del campo de la salud. Uno de ellos, es la podología. Hoy hemos estado charlando con una de nuestras podologas favoritas que tiene su clínica en la Calle Nicaragua 16 aquí en A Coruña.

Pilar García Turnes  ejerce como podóloga dedicada al tratamiento integral del pie, de la podología preventiva, deportiva y pediátrica entre otros ámbitos. Nos alegra poder abordar con ella un tema tan importante como el del pie diabético, por el que nos preguntáis en numerosas ocasiones en nuestra farmacia.

En su consulta, Pilar,  nos dice que atiende a un gran número de pacientes diabéticos ya diagnosticados, y cada vez más, a los que se estrenan en  esta patología.

PREGUNTA: Pilar, todos los podólogos insistís en la importancia de la prevención en la Diabetes…

    RESPUESTA: Si claro, es fundamental. Sabemos que a los diez años de un diagnóstico de diabetes, las complicaciones en los pies aumentan, por eso debemos de cuidarlos de manera temprana. La neuropatía es una manifestación habitual con el paso del tiempo y muchas amputaciones se deben a una diabetes mal controlada y a unos pies mal cuidados.
      PREGUNTA: ¿Por qué un diabético debe de tener especial cuidado con sus pies? ¿Cuándo sospechar del llamado pie diabético?
        RESPUESTA:  Pues como tú bien dices, la diabetes produce, entre otras cosas, una daño irreparable en los nervios periféricos y esto hace que se pierda la sensibilidad total o parcial en los pies. La persona puede sentir cierto hormigueo, adormecimiento, a veces un dolor punzante, que según la gravedad puede llegar hasta la pantorrilla. Como consecuencia, los pies pueden ulcerarse, infectarse y sus tejidos internos puede destruirse. Esto suele ocurrir cuando se rozan con algo, nos cortamos, tenemos una ampolla, una llaga, algo que nos entra en el zapato y que al no sentirlo nos lastima. A veces, hasta un exceso de presión en el calzado.Esto es el pie diabético. Y es un motivo frecuente y común de hospitalización.

          PREGUNTA: ¿Cómo cuidarnos los pies si somos diabéticos, que debemos de tener en cuenta ?

            RESPUESTA: Pues depende un poco del caso, lo fundamental es la prevención. Cuando a ti te diagnostican una diabetes, entre las recomendaciones que recibes, deberían incluirse las relacionadas con la salud de tus pies. Desgraciadamente esto no ocurre siempre, supongo que por falta de tiempo, o porque los facultativos ya presuponen una visita al podólogo y seamos nosotros los encargados de explicarlo.

            Sea como sea, lo fundamental :

              1. Revisarlos diariamente
              2. Hidratárlos también a diario. ¡Ojo! Entre los pies con el exceso de crema. Secarse muy bien los pies después de la ducha para evitar la proliferación de hongos.
              3. Usar siempre calzado con calcetines para evitar rozaduras, que no aprieten. En invierno mejor de lana. Cambiarlos todos los días .
              4. Protegerlos tanto del frío como del calor para mantener constate el flujo sanguíneo.
              5. NO cortar los callos, ampollas…cubrirlos con una venda antes de acudir al podólogo.
              6. Las uñas deben de cortarse rectas, dejar un milímetro aproximadamente y nunca cortar los bordes, limárlos solo.
              7. No fumar ni beber alcohol, el flujo sanguíneo hay que mantenerlo a raya.

              PREGUNTA: ¿A la hora de calzarnos, ¿qué nos aconsejas?:

              RESPUESTA: Ante todo calzado cómodo, flexible, traspirable, antideslizante, no gruesas, aunque estén de moda, nada de plástico. El tacón recomendado unos 3 cm y que de talón no suba mucho. Es preferible calzado con cordones o velcro.

              PREGUNTA: Y por último, si a pesar de todo, descubrimos una herida , un daño en nuestros pies y somos diabéticos, ¿qué debemos hacer?

                RESPUESTA: En primer lugar, liberar de presión esa herida.
                  Lavar bien la herida con agua tibia y jabón suave. No frotes al secar.
                    Utiliza un antiséptico suave y que no reseque ( por ejemplo, clorhexidina)
                      Tapa con una gasa y apósito y acude a visitarnos.

                        PREGUNTA:Para cerrar esta entrevista, cuéntanos un deseo para este año que termina.

                        Qué la gente tome conciencia de la salud de sus pies en general, pero más aún siendo diabético. Son el sustento del cuerpo. Con una visita inicial podemos poner remedio a muchas complicaciones futuras y traumáticas, como amputaciones ect..Aún teniendo unos pies aparentemente sanos, al menos una visita al año es fundamental.